En Curamávida no muere la tradición de la Cruz de Mayo

En Curamávida no muere la tradición de la Cruz de Mayo

Por cuarto año consecutivo, los vecinos de Curamávida junto al alcalde Castro celebraron la «Cruz de Mayo» con cánticos, baile y comidas típicas.

[UN POCO DE HISTORIA]

En Chile esta fiesta se vincula con el mundo rural y es una costumbre que se extiende desde la Colonia Española.

Especialmente en la zona rural se celebra de la siguiente forma: El grupo (ataviado de forma campesina) va cantando la melodía: «Aquí va la cruz de mayo, visitando a sus devotos con un cabito de vela y un cantarito de mosto» y alguien sostiene la cruz de madera -con espacios para las velas y demás decoraciones- y las personas van cantando casa por casa, parecido a los villancicos navideños.

La celebración rural de la Cruz de Mayo es ligada a la patrimonio cultural chileno del canto a lo divino.

Es tradición que los habitantes de la casa colaboren con algún dinero o alimento que será distribuido entre los pobres.

Además la comunidad ayuda a la familia en la preparación de los alimentos para todos quienes hayan asistido al evento. Esto debido a que la festividad comienza al atardecer y se prolonga durante toda la noche, sólo se detiene en una oportunidad y es cuando se invita a todos los cantores y asistentes a compartir una comida para retomar las fuerzas y continuar adorando a la Santa Cruz.

Al finalizar la vigilia se solicitan diversos aportes de caridad a los «visitados» por la santa cruz, los que se destinan a los más necesitados de la comunidad.